Interozono No hay comentarios

El cuidado de la higiene y sanitización de las instalaciones para asegurar la absoluta inocuidad de los productos en todas las industrias donde se procesan alimentos es totalmente primordial, este aspecto en negociable. Para ello normalmente en todos los procesos de higienización se usa agua en conjunto de agentes desinfectantes como el cloro o sus derivados (dióxido de cloro, hipoclorito, coralinas, etc.) Pero sin duda el cloro por su bajo coste y su efecto residual ha sido el método más elegido por el consumidor para el tratamiento de aguas en plantas de potabilización, pero esta técnica presenta grandes inconvenientes. Investigaciones en el efecto residual de este elemento han sentenciado que son potencialmente cancerígenos, acusando un riesgo para la salud. Por eso desde hace ya muchos años el desarrollo de otros procesos alternativos como el tratamiento con radiación ultravioleta y la ozonización siendo métodos superiores en efectividad frente a la cloración han destacado con gran fuerza.

El ozono tiene un alto poder oxidativo y es inestable, actúa de forma instantánea en la ruptura de dobles enlaces y anillos aromáticos. Gracias a su versatilidad se adapta a la perfección en una amplia gama de aplicaciones que como objetivo tienen la desinfección. Una de las más difundidas es en el tratamiento de todo tipo de aguas y en la desinfección del aire cual sea el tipo de ambiente, posee un altísima acción microbicida y desodorizante. Como forma alotrópica del oxígeno es inestable lo que hace que se haya de generar “in situ”, su energía libre es positiva por lo que se descompone de nuevo en moléculas de oxígeno (O2).

Como hablábamos anteriormente sus rangos de aplicación son muy extensos, desde la medicina para desinfectar quirófanos y otras salas, pasando por el tratamiento de diferentes patologías (la llamada ozonoterapia), así como en la industria alimentaria en la cual se usa como desinfectante de superficies que están en contacto con los alimentos, en la conservación, desinfección y desodorización, entre otras.

Desde 1997 el ozono fue reconocido como tal por la FDA, pero hasta 2001 no se aprobó la normativa actual, que lo admitía como aditivo de alimentos, durante el procesamiento y el almacenamiento, aunque ya se utilizaba en la industria.

Actualmente el ozono es sin duda el mejor producto para los procesos de limpieza y desinfección, así como en las técnicas de conservación y transporte. Las ventajas del ozono son sumamente efectivas y presentan importantes ventajas para el consumidor.

En Interozono desarrollamos con más de 25 años de experiencia todas las aplicaciones del ozono en la industria alimentaria, adaptándonos a las necesidades de cada cliente y aportando las mejores soluciones. Sus adaptaciones en la industria alimentaria se pueden catalogar en diferentes sectores dentro de la misma:

  • Cámaras frigoríficas.
  • Conservación de Vegetales (Verduras, frutas, hortalizas y frutos secos)
  • Industria cárnica y pesquera
  • Industria vitivinícola
  • Industria quesera y láctea
  • Industria avícola (Huevos)
  • Industria de procesados y envasados
  • Industria de bebidas envasadas

No dudes en ponerte en contacto con nosotros, ofrecemos la mejor solución del mercado al mejor precio. Siempre uno de los hándicaps en la implementación del ozono fue su elevado coste, pero con Interozono ese mito ha quedado atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.